Blogia

pasaeltiempoylamoda

MODA DE ESTOS TIEMPOS

MODA DE ESTOS TIEMPOS

La falta de tiempo, las prisas, el estrés. Hoy en día el ritmo frenético al cual
estamos sometidos hace que todo sea urgente. Nuestro tiempo se convierte en oro. El
deseo de pasar todo un día en uno de esos centros de belleza y salir como nueva se
queda en eso, en un simple deseo. Pero ahora ya no tienes excusa para no cuidarte.

Nacen nuevos tratamientos de belleza instantánea. Los llamados “golpes de belleza”
son pequeñas curas de último momento ideales para ocasiones importantes en las que
necesitamos estar radiantes pero no disponemos de mucho tiempo.

En estos centros puedes encontrar servicios como:
Lifting Inmediato: este tratamiento facial de luminosidad combina los principios
activos de la flor de iris liofilizada y la tecnología de Lift 6 Cosmecanique. Con
este tratamiento, presume de piel radiante, suave, luminosa e hidratada.

Masaje relajante de cervicales: combate el estrés y alivia las tensiones de última
hora con un buen masaje. Deja que tus músculos se relajen y elimina el cansancio de
tu cuerpo. Mímalo, armoniza los sentidos y relaja tu mente, te sentirás como nueva.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

MODA DEL SIGLO 21

MODA DEL SIGLO 21

Se afirma que el actual sistema de la moda se fraguó con el gran modisto inglés Charles Frederick Worth, y lo hizo asentándose sobre dos pilares: La Alta Costura y la Confección que después evolucionó al llamado prêt- á- porter. Worth sentó las bases de la Alta Costura. En 1857 abrió su tienda de modas en París, donde se estableció, y tuvo un éxito espectacular: diseñó los ciento cincuenta vestidos exclusivos que lució la emperatriz Eugenia de Montijo en la inauguración del Canal de Suez. Es el precursor de los primeros pases de modelos: presentaba una nueva colección de sus diseños cada temporada. Además al presentarlo sobre modelos de carne y hueso supuso un avance original. Las clientas elegían y se realizaban los modelos a medida. Durante unas décadas el concepto moda y alta costura se identificaron.

La moda en este periodo adquiere una importancia tal, por el desarrollo y expansión alcanzados, que merece un capítulo a parte. Dividimos este siglo en dos etapas, bien distintas :

Primera etapa. Periodo de guerras.

La primera mitad de siglo marcada por varios factores que influyen decisivamente sobre el tema de la moda: las dos guerras mundiales y la alta costura. La Primera Guerra Mundial aceleró los cambios en varios campos de la sociedad y cultura: un número cada vez mayor de mujeres con estudios superiores, la fascinación por los deportes, y el uso generalizado de los automóviles, dando lugar a un nuevo estilo de vida. En consonancia con ese estilo las mujeres usan cada vez más a diario el traje sastre de mayor funcionalidad. Esto convive con las creaciones propias de los modistos de alta costura que, fieles al espíritu del Modernismo, proponen para la mujer un canon de belleza combinación de elegancia y opulencia. La silueta en forma de “S”, requiere seguir usando los incómodos corsés.

Fue otro diseñador de alta costura, Paul Poiret, en su afán de descubrir nuevas formas de belleza para la mujer, el que prescinde de los corsés, cambiando la silueta al “estilo helénico”, sus diseños están influenciados por temas orientales, introdujo en este sentido el turbante como tocado de mujer.

En estos momentos, un artista granadino afincado en París, Mariano Fortuny inventa un vestido plisado al que llamó “Delphos”, inspirado en las siluetas griegas. Él mismo teñía la tela consiguiendo colores delicados, o bien la estampaba en numerosas ocasiones con motivos japoneses. Solía emplear seda y consigue aunar belleza, comodidad, sobriedad, a través del tejido noble que cambiaba de tonalidad y brillo con el movimiento. Lo llevaron las mujeres más bellas e importantes del momento.
El atuendo masculino sufre modificaciones pequeñas como chaqueta más holgada y pantalones más estrechos en los bajos para favorecer el movimiento.

Después de la Primera Guerra Mundial, una vez superados los estragos propios de un conflicto armado, se producen cambios importantes, se empieza acelerar el ritmo de vida de la gente. En la vestimenta de la mujer: se acorta la falda del tobillo a la rodilla. El peinado se hace más sencillo a modo de melena corta; se adopta un estilo masculino a lo garçonne (por encima de la nuca), rechazando el realce del busto o la cintura, que dio lugar a lo que se conocerá como estilo art decó. La sencillez del vestido hace que se complementen con boas de plumas y otros accesorios. Surgen prendas específicas de playa, y costumbres como nadar y tomar el sol.

La diseñadora y modista Gabrielle (Cocó) Chanel, tuvo un papel decisivo en el cambio de indumentaria femenino e introdujo un nuevo concepto de elegancia femenino. Diseñó ropa juvenil, cómoda, dando a la mujer un aspecto esbelto y chic; utilizó tejidos y formas novedosos. Creó el petit robe noir, un sencillo vestido negro, ya un clásico en la moda de elegancia sencilla. Otra de sus importantes contribuciones a la moda es la ostentosa bisutería.

Los nuevos movimientos artísticos como el surrealismo, el futurismo y el art decó propusieron que todo el entorno de la persona, incluyendo la indumentaria, debería estar en armonía, como un única manifestación de artística. Los accesorios decorativos y textiles del art decó surgieron de la colaboración de artistas de vanguardia. La diseñadora que trabajó más directamente con éstos fue la genial Elsa Schiaparelli.

La Segunda Guerra Mundial causó un importante perjuicio a la moda parisina. Alemania pretendía trasladar a Berlín o Viena, la Alta Costura parisina, sin conseguirlo. Al terminar la contienda, comienza un periodo de escasez y racionamiento en todo y por tanto en el textil. Se dan órdenes en distintos países que regulan la cantidad de tejido a utilizar en las prendas. Esto lleva a fomentar la falda recta y lisa. Trajes con estilo militar, zapatos con plataforma de corcho más baratos que el cuero, etc.

París recupera la actividad de la industria de la moda, a través de exposiciones, y del diseñador Christian Dior creador del “el New Look“que ejerció una enorme influencia en el vestir de la mujer.

Segunda etapa. Fuerte impulso de la moda.

En el mundo de la moda se producen dos corrientes paralelas, por una parte la alta costura parisina empieza a revitalizarse. El diseñador más importante fue el español Cristóbal Balenciaga, que empezó en 1937 en París, donde se estableció, y creó una estructura completamente moderna. Se le dio el nombre de “el Maestro” de la alta costura, sus diseños con alta técnica de confección y creatividad, parecían obras de arte y además resultaban muy cómodos. Algunos trajes suyos son la base de las prendas femeninas de toda la segunda mitad de siglo. En 1967 con cuando se retiró el diseñador Balenciaga, se cierra lo que se ha denominado el siglo de oro de la moda, que nació en 1860 con Worth. Prácticamente desaparece la alta costura, al menos con el esplendor que mantuvo todo ese periodo.

Simultáneamente, en la década de los 60 y 70 surge una indumentaria de buena calidad y precios razonables. Se le llamó prêt-à-porter. Era ropa confeccionada en fábricas en serie, pero con un buen diseño, muy apta para los nuevos gustos de la mujer activa y trabajadora, es decir con un valor añadido estético y un sello personalizado. Es en estos momentos cuando empieza a popularizarse, a democratizarse la moda. Sería lo opuesto a una confección cuidada, artesanal, aunque con los adelantos en maquinaria de textil, algunas marcas de moda logran un buen acabado de las prendas. Las grandes firmas crean dos líneas: una de ropa exclusiva y refinada y otra, la de prêt-à-porter, que sostiene la marca de moda.

París sigue siendo la capital de la moda, pero durante el periodo de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos había seguido creando moda, y acrecentando su industria textil, de modo que Francia comparte hegemonía con otros países como USA y Gran Bretaña. Actualmente se habla del al triángulo de moda, París-Nueva York-Italia.

En estas décadas surge un fuerte protagonismo de la juventud, marcado por la revolución del mayo del 68 francés, buscando nuevos espacios de expresión distantes de los adultos, en el mundo de la canción viene representado por el nuevo estilo de The Beatles, y también se deja sentir en el campo de la moda.

La “mini” ideada por Mary Quant, el vestido corto que deja al descubierto los muslos, aceptada como estilo normal del siglo XX. La aceptación en masa de los pantalones que habían tenido su uso para diversas actividades de trabajo, deportivas, etc. El espaldarazo definitivo a la modernidad juvenil, vino de la mano de Andrè Courrèges, cuando presentó un conjunto pantalón como vestido de noche.

En este marco de protesta y rebeldía juvenil, como movimiento contrario a lo que se consideran convencionalismos sociales establecidos, aparece la moda hippie y folk.

El pantalón vaquero o jeans se convierte en la prenda estrella de la juventud americana y gracias al cine de Holywood, ha calado en gente de todo el mundo, de toda edad, clase, nación, como una prenda básica en el atuendo cotidiano. El jean es uno de los símbolos más característicos de la moda de este final siglo. No es ya una moda sino un estilo, una demostración de una forma de vestir menos obsesionada por el prestigio a través de la forma de vestir.

En las últimas décadas de siglo los grandes diseñadores y modistos toman como fuente de inspiración los estilos urbanos. Un ejemplo de esa mezcla de elegancia y estilo de la calle la ha logrado siempre el modisto francés, Yves Saint Laurent. En la década de los ochenta se ha alcanzado cierta estabilidad política y económica y la moda adquiere un estilo elegante y sobrio de la mano de diseñadores italianos como Giorgio Armani, éste crea trajes, y, en general, prendas funcionales y de gran estética. Su clientela es tanto la mujer y el hombre ejecutivos.

Un hecho decisivo para la moda de este siglo fue la aparición de las fibras artificiales: nylon, poliéster, lycra; al principio como sustitutivas de las fibras naturales más costosas, pero posteriormente son apreciadas por sus prestaciones y texturas. Se puede afirmar que gran parte de las variaciones e innovaciones que se producirán en el campo de la moda, están en la línea de investigar nuevas fibras que den lugar a tejidos diferentes. En esta última década más que el diseño, cabe destacar la innovación en los tejidos. Se inventan nuevas mezclas: tejidos plastificados, tornasolados, metalizados, imitaciones únicas; destacan los diseñadores japoneses como Issey Miyake, Yohi Yamamoto, etc.

Hacia finales del siglo XX se producen hechos tan trascendentales como la caída del llamado “telón de acero”. El mundo de la moda evoluciona hasta convertirse en una industria gigantesca. Una de las propuestas interesantes en la línea del desarrollo sostenible, es la idea de ropa reciclada en oposición a un sistema que continuamente crea cosas nuevas y descarta las viejas.

La moda se centra en el cuerpo como un objeto o prenda más a “llevar”, de ahí el auge de tatuajes, piercings y demás adornos corporales.

Se puede afirmar que a finales del siglo XX y principios del XXI, se ha producido un triunfo del prèt-a-porter, y sobre todo de las grandes superficies (Zara, Mango, Gap, H&M, etc.). Su éxito parece que reside en que se basan en las líneas de alta costura, haciendo sus precios asequibles, y sobre todo en la rapidez de la cadena de producción y distribución, consiguen que las diversas creaciones lleguen a distintos ambientes en tiempos record, logrando una expansión de la moda en todas direcciones y puntos geográficos.

MODA DEL SIGLO 20

MODA DEL SIGLO 20

En el Siglo XX las guerras y las revoluciones sociales trajeron cambios definitivos en la industria de la moda.

El cambio más importante quizás haya sido la lucha de la mujer contra las restricciones políticas y sociales, esto indiscutiblemente se manifestó en la relación femenina con el vestuario. Es así que en los primeros años del siglo XX desapareció el corsé y volvió la silueta natural de la mujer pudiendo mostrar sus piernas.

En los años 30 la modista francesa Coco Chanel reinvento la forma de vestir de la mujer al agregar a su guardarropa una prenda que hasta el momento había sido exclusivo de los caballeros: los pantalones.

Desde ese momento todo ensayo en el vestir ha sido considerado como moda. En estos últimos tiempos, la estrecha vinculación de la industria de la ropa con la publicidad ha transformado a la moda y la fabricación textil en una de las industrias más importantes del mundo, alcanzando cifras de facturación que no eran imaginadas en un principio.

MODA DE LOS 90

MODA DE LOS 90

La moda en los años 90 no estuvo caracterizada por un estilo específico, sino que más bien se definió como un impulso de las personas por marcar su individualidad a través de la ropa. A esto se sumaría el aporte de algunas tendencias musicales.

Lo que sí está claro, es que en estos años se relajó la atmósfera ochentera, típicamente fastuosa y exuberante, para dar paso a la simplicidad y a la comodidad. Es así que el prét-a-porter adquiere relevancia para la mujer.

En líneas generales, se destacan como usuales los pantalones de tiro bajo, los escotes prominentes y el jean que no pierde la presencia que tenía en los ochenta, sino que por el contrario, llega para quedarse; los desteñidos y rotos eran “plaga”.

Por su parte, las remeras cortas hasta el ombligo, resultaron ideales para lucir piercings y tatuajes. En cuanto a los accesorios, el uso de carteras y cintos se mantuvo.

Hay que destacar que la moda de esos años absorbió las influencias de algunos géneros musicales. Se puede advertir que el estilo Grunge, cuyo principal exponente fue Kurt Cobain, del grupo “Nirvana”, se hacía sentir sobre todo en Norteamérica, con pantalones desgastados y camisas a cuadros. El Rap también aportó lo suyo con pantalones y remeras sueltas, además de las características gorras de visera.

En cuanto al pelo, aunque en esta década se hace más común el uso de tinturas, las mujeres también comienzan a valorar el cabello más natural, largo y sin tanto accesorio, por lo cual el spray deja de utilizarse de forma excesiva. El cabello largo en los varones también fue muy característico de 90.

Fueron tiempos gloriosos para las supermodelos como Claudia Schiffer, Naomi Campbell y Christy Turlington, por nombrar algunas. Esto impuso una norma de delgadez que se trasladó pronto al común de las mujeres, desatando debates y preocupaciones por los casos de anorexia.

MODA DE LOS 80

MODA DE LOS 80

El estilo de esos años verdaderamente impactaba por los colores, los accesorios y los peinados.

La moda de los años 80 es quizás una de las más recordadas. El volumen, los colores y las exuberancias eran moneda corriente al vestirse. Si durante los 70 las remeras se usaban apretadas y los pantalones sueltos, en los 80 eso cambiarían rotundamente.

Las piezas más emblemáticas de la década fueron las remeras holgadas y coloridas, frecuentemente estampadas y con grandes hombreras; también los pantalones ajustados; los chalecos, las faldas rectas y minifaldas. Las mujeres se subían a zapatos de taco alto y usaban cantidades de pulseras. Los peinados abundaban en rulos, jopos y flequillos, el maquillaje era recargado. Los pantalones vaqueros o jeans, también fueron protagonistas debido a que los tratamientos de pre-lavado los hacían lucir decolorados y chic. La lencería iba adquiriendo también un lugar importante en la moda.

El uso de colores era variado, aunque el blanco y el negro tuvieron su gran momento.

El lujo y la ostentación se hacían sentir a través de la alta costura y de la mano de algunos diseñadores como Christian Lacroix, que reflejaban el significado elitista de la moda. Calvin Klein y Giorgio Armani se encargaban de vestir perfectamente a la mujer para el trabajo.

El estilo Punk influía en los varones con el uso de aros y el género musical New Wave glorificaba los brazaletes de cuero y las tachas.

Madonna impuso su estilo con polleras pantalón, medias de red, leggings, tops crucifijos, guantes sin dedos y cadenas de strass, Michael Jackson popularizó las chaquetas, los pantalones de cuero y el uso de cierres.

Había que estar en forma y mostrarse, por eso, el trabajo con el cuerpo era una aspiración a las líneas de las supermodelos que comenzaban a surgir marcando tendencias. En estos años se difunde mucho la vestimenta de gimnasio, ligera e informal como las calzas, las polainas y las vinchas de múltiples colores.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MODA DE LOS 70

MODA DE LOS 70

La moda de los años 70 marcó un hito en la forma de vestir de hombres y mujeres, gracias a la creación de una época que estuvo marcada por ideales políticos y sociales. Incluso se produjo un cambio muy importante en la musica de los años 70, que sigue inspirando a cientos de músicos de nuestros días.

El cambio en las costumbres y en las estructuras de la sociedad se venía gestando en la década del 50, pero en la moda la transformación la marcó Christian Dior junto a Chanel.

Estas dos casas de moda comenzaron a proponer una mujer más liberal, con estilo, atrevida y que usaba ropa deportiva sobre su piel bronceada. El resultado fue un ícono de la belleza: Marilyn Monroe.

Esta mujer preparó el terreno para los años 60, una generación que genera aún más cambios, que introduce la minifalda y a las modelos como nuevas estrellas.

El sostén creado por Yves Saint Laurent durante los años 60 será el símbolo de la liberación femenina, que tímidamente muestra las primeras prendas transparentes, el busto de las modelos, escandalizando al mundo, junto con el nacimiento de los hippies.

Los jóvenes pacifistas hippies trajeron consigo todo una forma de vida y de estilo que rápidamente fue trasladado a las pasarelas.

Estos nuevos estilos, trajeron nuevos paradigmas una década después. En los años 70 s, las modelos flacas como Twiggy lucían estampados y figuras geométricas, formas psicodélicas, flores y los extravagante pantalones muy anchos abajo y bastante ajustados arriba.

La moda en los años 70 atrajo a muchos aventureros que se arrojarían a esta onda casi frenética y psicodélica para crear nuevas imágenes y nuevos modos de vida.

Sin duda, que a partir de ese momento el concepto de vestuario cambió y los modistos comenzaron a diseñar ropa cómoda, basándose en la ropa de los años 70 que pudiera usarse para el día a día, pero que al mismo tiempo se luciera en una cena de gala.

La moda de los años 70 no puede resumirse en los cambios comerciales que se establecieron, porque luego de estas dos épocas un concepto muy fuerte surgió: la libertad de elección del hombre y la mujer.


 


MODA DE LOS 60

MODA DE LOS 60

Está claro que los años 60 dieron lugar a una auténtica revolución en muchos aspectos. La moda fue uno de los ámbitos en los que se produjo un auténtico cambio. Surge el concepto de la ropa diferente, original, divertida y extravagante. El glamour y el lujo de años anteriores dejan paso a la psicodelia.

 

La cultura pop marca un camino distinto en la moda de aquellos años con el uso de estampados y materiales como el plástico. Se llevan las gafas grandes, de pasta y los cinturones anchos.
Pero la prenda con más éxito, que supuso uno de los hechos claves en la década de los 60, fue la minifalda, de la mano de Mary Quant.

 

Gran Bretaña, desplazando a Italia y a Francia, se transforma en el centro de la movida cultural. El resto del mundo centra su atención en el estilo del rock británico que se impone sin resistencias. El Mod look arrasa. Las mujeres se maquillan los ojos con gruesas líneas negras. El pelo se lleva corto o con cortes geométricos. También se lleva el pelo largo con postizos combinando todos los colores.

 

Twiggy, una cantante británica entra de lleno en el mundo de la moda transformándose en un ícono de la década de los 60. Su extrema delgadez deja atrás las sensuales curvas que reinaban en los 50.


No hay que olvidar a los hippies, que en los últimos años de los 60 hacen su aparición. Se convierten en los impulsores de este cambio en la visión del mundo, que promulgaba la paz y el amor, y en la concepción de la moda. Son ellos los primeros en revolucionar la moda y crear estilos diferentes a lo visto hasta el momento.


MODA DE LOS 50

MODA DE LOS 50

La moda es un ir y venir de los años, y esta vez le tocó regresar en grande a los 50’s, con uno que otro adorno de los 60’s y los 70’s. "El secreto de esta temporada está en los detalles", dice Marcie Pérez, experta en estilo para la cadena de tiendas Marshalls. "Se van a ver muchas faldas ceñidas al cuerpo, a la altura de la rodilla, y chaquetas cortas a la cintura, con dos o tres botones en el frente y ribetes de piel o accesorios de piedras de fantasía en la solapa".

El poncho, que comenzó a verse a principios de la primavera, vuelve ahora con más intensidad. Esta vez en telas de lana, cashmere, crochet y seda francesa, en todos los colores imaginables.

Esta prenda, que surgió en los años 60’s, se puede lucir acompañada con todo tipo de vestimenta, desde pantalones ‘jeans’, para una apariencia más casual o con faldas y ladeado de tal manera que deje un hombro al descubierto, para dar una impresión más sensual o de fiesta.
Pérez mencionó, también, que ésta temporada se está usando en sacos y chaquetas un tipo de tela llamado ‘tweed’, que es una especie de lana generalmente asargada.

"Otro detalle de la moda es el uso del ‘ruching’ en las telas, que es una técnica que consiste en arrugar o plisar firmemente encaje o gasa para que el material se frunza a ambos lados. Se usa para añadir textura decorativa a las telas y lo vamos a ver mucho en faldas y blusas", dice la experta.

El elegante color negro continúa siendo el preferido para las fiestas, mucho más si se combina con blanco, pero este año la gama de colores parece no querer dejar la temporada de primavera y verano. Por ello verá mucho el rosa pálido, el lila y el verde limón; así como tonos cafés, carmelitas y ocres.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres